Déficit de atención - distractores

La conducción requiere que el conductor esté constantemente informado y muy concentrado para poder reaccionar rápidamente y tomar las decisiones correctas. Sin embargo, la atención del conductor se desvía ocasionalmente hacia otras tareas, lo que reduce su capacidad para detectar los acontecimientos del tráfico y su capacidad de reacción ante los incidentes.

En Francia, el 11% de los accidentes mortales se atribuyen a un factor causal de "inatención o teléfono" (Fuente: ONISR 2019). Existen varios tipos de distractores (visuales, manuales, cognitivos o auditivos) procedentes de fuentes internas o externas al vehículo. En particular, el "mind wandering", es decir, la desviación de la atención a pensamientos no relacionados con la conducción, duplica el riesgo de responsabilidad y es la causa del 9% de los accidentes.

La atención del conductor se moviliza más o menos en función de su experiencia de conducción. Así, un conductor novel tiene pocos sistemas automáticos y dispone de poca atención para aprehender y gestionar situaciones de conducción complejas.

Los estudios muestran que los déficits atencionales están presentes (dependiendo del alcance de la noción de atención perturbada) en el 25 al 50% de los accidentes con lesiones corporales. Según un análisis multifactorial de las causas de los accidentes (ASFA), la falta de atención, único factor cuya importancia ha aumentado desde 2007, está implicada en el 15% de los accidentes mortales en autopista.

Según el peritaje del colectivo Ifsttar-Inserm, una llamada telefónica multiplica por tres el riesgo de accidente material o físico y casi uno de cada diez accidentes de tráfico está relacionado con el uso del teléfono mientras se conduce. Se puede añadir que el riesgo es similar entre llamar por teléfono con o sin "kit de manos libres" debido al componente cognitivo de la distracción.

discusión entre un conductor y un pasajero
Sin resultados, realice una nueva búsqueda