Convocatoria de proyectos

Lanzamiento de la convocatoria de proyectos de estudios e investigaciones sobre seguridad vial para el año 2020: fecha límite de respuesta 6 de abril de 2020. La investigación sobre la seguridad vial es un elemento esencial para avanzar en la lucha contra los accidentes. El desafío consiste en comprender los complejos mecanismos de los accidentes y el mal funcionamiento del sistema de tráfico compuesto por la infraestructura, los vehículos y los usuarios de las carreteras.

Para mejorar aún más la visibilidad de su oferta de financiación, el DSR organiza sesiones anuales de convocatorias de proyectos que se dirigen a todas las comunidades científicas y a todos los agentes, públicos o privados, que participan en la investigación sobre seguridad vial.

La investigación sobre la seguridad vial es un elemento esencial para avanzar en la lucha contra los accidentes y en la consecución de los objetivos gubernamentales. El desafío consiste en comprender los complejos mecanismos de los accidentes, que son disfunciones del sistema de tráfico debido a factores relacionados con la infraestructura, los vehículos y los usuarios de las carreteras.

Por lo tanto, los principales objetivos en el ámbito de la seguridad vial eran los siguientes:

  • Para el 2020: caer por debajo del umbral de 2.000 personas muertas en las carreteras por año.
  •  Para 2030: reducir a la mitad el número de personas gravemente heridas (Declaración de La Valetta, marzo de 2017)
Appel à projets

Para el período 2018-2022, la estrategia de convocatoria de proyectos de la DSR se basa en siete temas:

1. Usuarios vulnerables

Los usuarios vulnerables son aquellos que no están protegidos por una carrocería (peatones, ciclistas y usuarios de vehículos motorizados de dos ruedas), que están menos protegidos y que se ven muy afectados por la falta de visibilidad y percepción de otros usuarios de la carretera. Para mejorar su seguridad, los esfuerzos deben centrarse en aumentar el uso de equipos de protección (cascos de bicicleta, cascos de 2WD, protección inflable, etc.), en mejorar su visibilidad y percepción por parte de otros usuarios motorizados y en compartir la carretera (conducción ecológica, trazado de carreteras, organización de sistemas de transporte).

2. Jovenes y ancianos

Para estos dos grupos de edad en ambos extremos del espectro, el riesgo de morir en la carretera de regreso a la población es mayor. También se enfrentan a retos específicos: experiencia de conducción o prácticas de riesgo para los jóvenes; deficiencias asociadas al envejecimiento para las personas mayores y la adaptación de su movilidad, aplicación de sistemas de compensación.

La educación en materia de seguridad vial, la capacitación continua y otras palancas de acción también son particularmente importantes para comprender mejor los fenómenos del tráfico y para modificar el comportamiento de los conductores a lo largo de su vida.

3. La reducción del número de heridos graves

Con el fin de reducir las consecuencias del accidente, el nuevo objetivo de reducir el número de personas gravemente heridas fomenta el fortalecimiento de la recogida de lesiones graves, las condiciones del impacto y el diagnóstico de las lesiones, el análisis de todo tipo de secuelas y el destino de estas personas gravemente heridas. Un mejor conocimiento permitirá, en particular, adaptar el equipo de los vehículos, identificar las formas de mejorar los servicios de rescate y atención, e identificar las situaciones complicadas y la vida después del accidente (discapacidad, rehabilitación y reintegración).

4. Factores de comportamiento: velocidad, alcohol, drogas, incumplimiento de las normas de tráfico, falta de atención y pérdida de vigilancia)

El accidente y la gravedad de sus consecuencias pueden explicarse por una combinación de factores relacionados con el usuario, el vehículo y la carretera. Los factores humanos, vinculados al comportamiento y la capacidad de conducción, aparecen en más del 90% de los accidentes que causan lesiones y representan un importante potencial de prevención.

5. Ayudas para el cumplimiento de las normas y la seguridad vial

La seguridad de la infraestructura y las instalaciones viales contribuye a la reducción de las muertes en carretera al mejorar la comprensión y la visibilidad del entorno vial por parte del conductor. Compartir la carretera implica cumplir las normas de tráfico que se aplican a cada usuario y combatir el comportamiento "ofensivo"

A fin de impulsar una política local de seguridad vial, es preciso reforzar el apoyo a las autoridades locales y el intercambio de buenas prácticas entre los gestores de carreteras.

6. El vehículo inteligente

Este tema tiene por objeto desarrollar tecnologías innovadoras (ayudas a la conducción, sistemas de transporte inteligentes-ITS, vehículo autónomo) en el ámbito de la seguridad vial con miras a una transición hacia un parque mixto (vehículos autónomos y otros) y luego a la renovación del parque de vehículos. También implica el análisis de los riesgos y beneficios para la seguridad de todos los usuarios de la carretera (análisis de riesgos y consecuencias en el comportamiento: pérdida de habilidades, somnolencia, distracción).

También se plantean nuevas cuestiones jurídicas en lo que respecta al marco reglamentario, la responsabilidad de los conductores, el modelo de seguro, la protección de los datos personales y las posibles amenazas relacionadas con el delito cibernético.

7. Evaluación de la acción pública en favor de la seguridad vial y de las sinergias con otras políticas públicas

La evaluación de las políticas públicas de seguridad vial es necesaria para alimentar la reflexión sobre la aplicación de las medidas y sobre la atribución real de sus efectos a la reducción de los siniestros viales, con miras a mejorar la toma de decisiones públicas y con una dimensión interministerial.

Un mejor conocimiento de los costos de la seguridad vial también permite dar prioridad a las políticas públicas sobre la base del indicador de eficacia en función de los costos más pertinente posible y aumentar la conciencia de los efectos de la mortalidad y la morbilidad vial en la sociedad.

Esta prioridad tiene por objeto mejorar la reunión de datos cuantitativos y cualitativos externos, pero también promover su disponibilidad y explotación (bases de datos, cohortes, herramientas informáticas, etc.). El aumento de la cantidad de datos accesibles y su verificación cruzada, junto con el desarrollo de nuevas tecnologías y conocimientos especializados en materia de reunión y explotación de datos, permite medir y analizar mejor la información necesaria para aplicar medidas eficaces.